miércoles, 30 de noviembre de 2011

La fragmentación del alma

El alma al igual que el espíritu, está hecha de una sustancia muy fragmentable, el espíritu es nacido de nuevo pero nuestra alma debe pasar por un proceso de limpieza y ministración (sanidad) porque que necesita ser reprogramada.

Nuestra alma contiene toda la información de quienes somos como seres espirituales y anímicos. Se ha demostrado biológicamente que a partir de una sola célula se puede llegar a reproducir todo el cuerpo. En la esfera espiritual sucede lo mismo, el diablo no necesita poseer la totalidad del alma, sino mas bien con una sola parte de ella Satanás puede llevarla a cárceles y desde allí establecer sus diseños infernales.



¿Por medio de qué factores nuestra alma puede ir a cárceles?Satanás precisa quebrantar el alma ya sea por medio de situaciones diversas. Ejemplo:

Terror y pánico: Cuando el alma es aterrorizada en medio de una circunstancia extrema el terror que experimenta abre la puerta para que el alma sea fragmentada y llevada a cautiverio.

La participación con el pecado: Este es un factor a considerar ya que el pecado consigue dividir y esclavizar el alma y llevarla a su destrucción. El apóstol Pablo escribe en sus epístolas: “aquel que peca es siervo del pecado”, hablando aquí acerca de que existe una esclavitud, ligada a cautividad por el mismo hecho de pecar.

Trauma: significa perforación violenta. Cuando el alma sufre un dolor profundo y violento como en el caso de la perdida de algún ser querido, cuando hay rechazo, cuando hay abandono. También cuando en estado fetal se le trato de abortar. Estas dan derecho a la perforación del alma por trauma.

¿Qué sucede cuando el alma esta en cárceles?El diablo usa las prisiones con el propósito de subyugar, oprimir y paralizar todo don de Dios y destruir sus vidas.

¿El alma de los hijos de Dios puede estar en cárceles?Un alma puede pertenecer a Dios, haber sido redimida y salva, mas sin embargo un fragmento de su alma sí puede estar en cautiverios infernales.

Nuestra alma es preciosa para el Señor y debemos procurar que en su plenitud esté sirviendole.

Deuteronomio 26:16 El Señor tu Dios, pues, te manda hoy que cumplas estos estatutos y decretos. Cuidarás de ponerlos por obra con todo tu corazón y con toda tu alma.

2 comentarios:

  1. Hola hermana, he leido tu blog un par de veces y me ha sido de mucha bendicion.
    Dios te bendiga.

    Paula.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paula, la verdad es que el motivo de hacer este blog es para edificar a todo el que lea... Seguiremos escribiendo, bendiciones.

    ResponderEliminar