martes, 27 de diciembre de 2011

La sequedad espiritual

La sequedad espiritual es un momento que como creyentes a muchos nos ha tocado vivir. Seco es el antónimo de vida, fertilidad y prosperidad, es lo contrario de Efraín. Entendemos entonces que uno se seca cuando no da fruto. El diseño de Dios sobre nuestras vidas es que llevemos fruto, y en abundancia.

Juan 15 8 En esto es glorificado mi Padre: en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos.
Juan 15 16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que Yo os elegí y os puse para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca, para que todo lo que pidáis al Padre en mi Nombre, os lo dé.

Tal como la higuera a los secos el Padre los maldice por no dar fruto ni siquiera los mima o los regalonea en el sentido de tenerles compasión, Él se enoja como lo que le sucedió a Jesús con la higuera y como le sucedió al hombre que recibió un talento.

Mateo 21 19 y viendo una higuera sola junto al camino, fue hacia ella, pero nada halló, sino sólo hojas. Le dice: Nunca jamás nazca fruto de ti, para siempre. Y al instante se secó la higuera.

Mateo 25 24 Y acercándose también el que había recibido un talento, dijo: Señor, yo te conocía que eres hombre exigente, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por eso tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra: aquí tienes lo tuyo. 26 Pero respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, ¿sabías que cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí? 27 Debías, por tanto, llevar mi dinero a los banqueros, y al venir hubiera recibido lo mío con intereses. 28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene los diez talentos. 29 Porque a todo el que tiene le será dado y tendrá en abundancia, pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30 Y al siervo inútil echadlo en las tinieblas de afuera. Allí será el llanto y el crujido de los dientes.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Los abismos del Alma

Los abismos de nuestra alma son habitaciones, lugares profundos de nuestro ser que reflejan áreas muchas veces desconocidas para nosotros. Nuestra alma es a la vez parte de nuestra naturaleza terrenal y parte de nuestra naturaleza celestial actuando como un reproductor de lo natural y lo celestial. Los abismos son habitaciones o profundidades donde se deposita parte del cielo que se debe manifestar en la tierra, y también muchas veces parte de tinieblas. Entendemos entonces que en nosotros pueden existir habitaciones de luz y también habitaciones de tinieblas.

Jonás 2:5 Me rodearon las aguas hasta el alma, el gran abismo me envolvió, las algas se enredaron a mi cabeza.

Isaías 38:17 He aquí, por mi bienestar tuve gran amargura; eres tú quien ha guardado mi alma del abismo de la nada, porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados.

Los vientos del espíritu

A lo largo de las escrituras se nombran al menos cuatro tipos de vientos con los cuales interactuamos. El intercesor debe conocerlos y ser entendido en la función que cada uno de estos cumple, ya que en ellos vemos una revelación tremenda de la gloria del Señor.

1 Reyes 19:12 Después del terremoto hubo un fuego, pero YHVH no estaba en el fuego. Y después del fuego hubo un susurro apacible y delicado.

Mateo 24:31 Y enviará a sus ángeles con gran trompeta, y reunirán a sus escogidos de los cuatro vientos, de un extremo al otro extremo de los cielos.
Cantares 4:16 ¡Despierta, oh Aquilón! ¡Ven, oh Austro, y sopla sobre mi huerto para que se esparzan sus aromas! Ella: ¡Venga mi amado a su huerto Y coma sus preciados frutos!

Vamos a definirlos a continuación:

lunes, 12 de diciembre de 2011

Entendiendo la función profética

La función profética operando dentro de un presbiterio tiene varias aristas que permiten determinar la veracidad del mensaje y la veracidad de quien las realiza.

1 Corintios 14
3 En cambio, el que profetiza habla a los demás para edificarlos, animarlos y consolarlos. 4 El que habla en lenguas se edifica a sí mismo; en cambio, el que profetiza edifica a la iglesia.

Tenemos entonces que la función profética posee:

La naturaleza de la Iglesia

La iglesia por naturaleza es profética. Su diseñador es celestial, su arquitecto es Dios.

Hebreos 11:10 porque esperaba la ciudad de cimientos sólidos, de la cual Dios es arquitecto y constructor.

la iglesia es la ciudad de Dios y tiene bien definidos sus fundamentos:

Efesios 2:20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular.

Su tabernáculo entre los hombres tiene diseños trazados en la eternidad.

Adorando al Padre ante Su trono

El apóstol Juan en el libro del apocalipsis nos deja ver lo que ocurre ante el trono del Padre. Allí los ángeles adoran al señor, pero especialmente los querubines exaltan continuamente al todopoderoso.

Apocalipsis 4:6 y había algo parecido a un mar de vidrio, como de cristal transparente. En el centro, alrededor del trono, había cuatro seres vivientes cubiertos de ojos por delante y por detrás. 7 El primero de los seres vivientes era semejante a un león; el segundo, a un toro; el tercero tenía rostro como de hombre; el cuarto era semejante a un águila en vuelo. 8 Cada uno de ellos tenía seis alas y estaba cubierto de ojos, por arriba y por debajo de las alas. Y día y noche repetían sin cesar: "Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era y que es y que ha de venir."

martes, 6 de diciembre de 2011

Dios de Tiempos: el Verano

Salmos 31 21 Bendito sea Jehová, Porque ha hecho maravillosa su misericordia para conmigo en ciudad fortificada. 22 Decía yo en mi premura: Cortado soy de delante de tus ojos; Pero tú oíste la voz de mis ruegos cuando a ti clamaba. 23 Amad a Jehová, todos vosotros sus santos; A los fieles guarda Jehová, y paga abundantemente al que procede con soberbia. 24 Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová, Y tome aliento vuestro corazón.

En el verano Él hace maravillas, donde Él mira a la gente que pensaba que estaba muerta, que decía “cortado soy delante de tus ojos Señor, pero Tú oíste la voz de mis ruegos cuando a ti clamaba”.

Dios de Tiempos: la Primavera

Salmos 31 19 ¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres! 20 En lo secreto de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre; Los pondrás en un tabernáculo a cubierto de contención de lenguas.

Al entrar la primavera el campesino sabe algo, que el campo aunque paso por heladas, lluvias, viento y todo lo que sucede en el invierno, va producir otra vez, no se echa a perder en el invierno, esa tierra fue guardada y produce otra vez.

Dios de Tiempos: el Invierno

Salmos 31 9 Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy en angustia; Se han consumido de tristeza mis ojos, mi alma también y mi cuerpo. 10 Porque mi vida se va gastando de dolor, y mis años de suspirar; Se agotan mis fuerzas a causa de mi iniquidad, y mis huesos se han consumido. 11 De todos mis enemigos soy objeto de oprobio, Y de mis vecinos mucho más, y el horror de mis conocidos; Los que me ven fuera huyen de mí. 12 He sido olvidado de su corazón como un muerto; He venido a ser como un vaso quebrado. 13 Porque oigo la calumnia de muchos; El miedo me asalta por todas partes, mientras consultan juntos contra mí e idean quitarme la vida. 14 Mas yo en ti confío, oh Jehová; Digo: Tú eres mi Dios. 15 En tu mano están mis tiempos; Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores. 16 Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; Sálvame por tu misericordia. 17 No sea yo avergonzado, oh Jehová, ya que te he invocado; Sean avergonzados los impíos, estén mudos en el Seol. 18 Enmudezcan los labios mentirosos, Que hablan contra el justo cosas duras con soberbia y menosprecio.


El invierno es un tiempo de angustia, David nos habla de que él se está consumiendo, porque en el invierno todo se seca, ya no hay más fruto, la naturaleza pierde su fuerza. Dice David que ha venido a ser como un vaso quebrado, porque en el invierno el vaso no se usa más, ya que el vaso era usado para regar las plantas. El vaso está quebrado porque ha sido usado, se quebró. Dice que el miedo nos está esperando escondido por todos lados y nos asalta cuando nos ve, nos asalta como un ladrón de noche, nos asalta para sorprendernos.

Dios de Tiempos: el Otoño

Salmos 31 3 Porque tú eres mi roca y mi castillo; Por tu nombre me guiarás y me encaminarás. 4 Sácame de la red que han escondido para mí, Pues tú eres mi refugio. 5 En tu mano encomiendo mi espíritu; Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad. 6 Aborrezco a los que esperan en vanidades ilusorias; Mas yo en Jehová he esperado. 7 Me gozaré y alegraré en tu misericordia, Porque has visto mi aflicción; Has conocido mi alma en las angustias. 8 No me entregaste en mano del enemigo; Pusiste mis pies en lugar espacioso.

Es interesante como David empieza por el otoño. En esta temporada dice que el Señor nos pone en lugares espaciosos, pero a la misma vez hay una red que alguien está escondiendo para nosotros. Es una temporada donde va todo bien, pero hay peligro. Esto porque en el otoño aún hay sol, hay temperatura agradable, hay cosecha de frutas cítricas, pero David dice que aunque haya cosecha, hay peligro escondido. David dice que en el otoño de nuestras vidas lo único que podemos hacer es encomendar nuestro espíritu en Su mano. Jesús dijo esto antes de morir:

Dios de tiempos

En el salmo 31 verso 15 dice David: “En tu mano están mis tiempos…” Esta palabra tiempo significa temporada, ocasiones, época. Lo que literalmente dice es “mis temporadas están en tus manos”. La palabra mano se refiere al poder de Dios. Por tanto David está declarando su confianza en el Señor diciendo “mis temporadas están bajo tu poder Señor”.

Este salmo 31 David lo dividió en 4 secciones, tal y como Dios dividió las temporadas para los tiempos de dar fruto en las estaciones, asimismo Dios estableció en nuestras vidas temporadas y éstas están en su poderosa mano.

Entendiendo el diseño de la Iglesia

Vivimos una guerra cósmica en la que es necesario entender cuál es nuestra posición como hijos de Dios. El Señor nos estableció como sacerdocio real, para ser jueces y gobernadores sobre todo lo que tenemos.

1Pedro 2:9 Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.

Nuestra procedencia viene de Dios quien nos escogió y nos hizo reyes y sacerdotes para Él, es por esto que debemos tomar esta identidad y gobernar sobre la tierra y sobre todo territorio que esté a nuestro alcance.

El Reino de Dios está determinado por una extensión territorial la cual es manifestada por sus representantes. Es por eso que cuando Jesús vino a la tierra el Reino de los cielos vino con él. De igual forma sucede con nosotros la Iglesia que somos la expresión de la autoridad de Dios en la tierra, representamos Su Reino.

Los poderes de las tinieblas que han gobernado por siglos caerán por la manifestación de los hijos de Dios. Por esto debemos entender que todo reino como territorio tiene puertas por donde entran los espíritus gobernadores. Los hijos de Dios deben saber reconocer estas puertas ya que se nos fueron dadas las llaves para abrirlas o cerrarlas.

Mateo 16:19 Te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.

Las puertas se descubren por la intercesión profética, pidiendo a Dios la revelación de lo que no conocemos. Entender y reconocer las puertas nos ayuda a ejercer gobierno y autoridad.

El Reino de Dios es poder y el poder se expresa con la autoridad de los hijos que son tanto reyes como sacerdotes. La Iglesia tiene las llaves de la ciudad y debe usarlas.

Apocalipsis 5:10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Desenmascarando la Inmadurez

La inestabilidad es una señal de niñez espiritual de una persona, En momentos es frio o caliente, en momentos está arriba o está abajo.

Génesis 49:4 Porque fuiste inestable como el agua, no Serás el principal…

Es posible que una persona tenga oportunidades grandes, tenga dones, sea inteligente, tenga fuerza pero si es INESTABLE es sinónimo de alguien NO MADURO y por lo tanto nunca llegara hacer el PRINCIPAL, Nunca llegara a ser contabilizado como alguien útil y necesario. La mujer o el hombre de doble ánimo lo caracteriza el desorden y la rebeldía. No saben colocar las cosas en su prospecto.

Santiago 1:8 siendo vacilante en su forma de pensar y desordenado en todos sus caminos.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Kadash - Consagrar

Consagrar en el idioma Hebreo es “KADASH”, y significa santidad al Señor. Significa separado para, por lo tanto la traducción de KADASH sería separado para el Señor.

La consagración consiste en vivir los dos primeros mandamientos que aparecen en Éxodo 20:

Éxodo 20:3-4 que dice “No tendrás dioses ajenos delante de mí y no te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra”

Esto no es otra cosa que no tener en nuestro corazón otro dios y en este sentido no nos referimos a imágenes solamente, sino a cosas, personas, situaciones, etc. que ocupen nuestro pensamiento y que tomen el lugar que solo Dios debe tener en nuestro corazón. Estas son cosas que se interponen en nuestra relación con Dios, Él debe ser siempre nuestra prioridad y todo lo que quiera ocupar su lugar debemos consagrarlo, es decir, debemos reubicarlo poniéndolo bajo nuestros pies.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Despertando a la verdad

1 Corintios 2:6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. 2:7 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, 2:8 la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. 2:9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman 2:10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 2:11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

Dios destino la sabiduría para los que le aman y estos a la verdad son sus hijos. Aquellos que cumplen sus mandamientos y estatutos y saben quien es su Padre y en esa identidad son establecidos. El hombre es hecho a imagen y semejanza de Dios, esto quiere decir que venimos de su esperma, por tanto sólo podemos tener identidad por medio del Padre. Desde el principio de los tiempos el hombre ha buscado identidad en diversas áreas, porque no sabe quién es, y jamás encontrara su identidad en las cosas de este siglo.

Esto ocurre también en el ámbito cristiano, miles de cristianos preguntan si son buenos ministros y entre ellos existen rivalidades y competencia, miles de cristianos no saben cual es su destino y gastan su tiempo y sus fuerzas en exaltarse a sí mismos construyendo sus propios reinos y no el de Jesucristo.

Esto es una consecuencia clara de la falta de paternidad, porque sólo por medio de la sabiduría que nos da el Espíritu Santo podemos saber y entender quienes somos en Cristo. En la carne seguimos preguntando y buscando quienes somos y no hayamos respuesta, porque si buscamos o vivimos por la carne moriremos.

Dios está descendiendo sobre toda la tierra para traer las cosas que ojo no vio, ni oído oyó, y que las manifestemos los que somos guiados por el Espíritu, los que sabemos quienes somos, que entendemos no por la sabiduría de este siglo sino por la sabiduría de Dios nuestra posición de hijos en Cristo.

Semilla

La creación de Dios se basa en semillas; la palabra semilla en griego es esperma. Dios estableció una ley en su creación y todo se multiplica por medio de semilla.

Genesis 1:11 Y dijo Dios:"¡Que haya vegetación sobre la tierra; que ésta produzca hierbas que den semilla, y árboles que den su fruto con semilla, todos según su especie!" Y así sucedió.

Dios usa los árboles como representación del creyente, cada árbol habla de su naturaleza, su raíz, y sus frutos.

Mateo 7:16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado al fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.

Nosotros tenemos la semilla del Padre, por tanto nuestro deber es producir fruto bueno para llegar a ser "árboles de justicia, plantíos de Jehová para la gloria suya" (Isaías 61:3). Entonces podemos entender que la palabra justicia significa: “Uno que está de pie y libre de iniquidad".

El Señor nos llamó a ser árboles que den fruto según su semilla, y la semilla del Padre es luz, santidad, gobierno, justicia, paz. Procuremos manifestar esta semilla en cada lugar donde vamos, en cada situación que enfrentamos.