Los jardines que el Padre anhela

Los jardines o huertos son muy anhelados por el Padre y tremendamente odiados por Satanás.

Génesis 2:15 Entonces el SEÑOR Dios tomó al hombre y lo puso en el huerto del Edén, para que lo cultivara y lo cuidara.

Un huerto espiritual requiere de cuidados diversos como:





  • Cultivarlo, lo que nos habla de disciplina para desarraigar todo fruto de la carne
  • Se requiere de fe y de esperanza para esperar pacientemente cuando vemos que en nuestro huerto aparentemente no se está produciendo ningún fruto.
Es allí donde Satanás el padre de la mentira se aprovecha para desmoronar y quebrar nuestra fe y esperanza.Ya que Satanás bien sabe que el fruto de la fe se da cuando estamos esperando que llegue lo que aun no vemos.
Hebreos 11:1 y ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

En tiempos de dificultades o de sequia se comienza a producir en nosotros diversos frutos que por cierto el enemigo no desea que los veamos. Cuando nosotros tenemos una dependencia de Dios y lo reconocemos en todos sus Caminos y no nos olvidamos que todo es por él y para él, es allí donde damos el fruto de fe, fruto de gozo, fruto de paz esperamos tranquilos y confiados.

Juan 15.5 5 Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer. 6 Si alguno no permanece en mí, es echado fuera como un sarmiento y se seca; y los recogen, los echan al fuego y se queman
En todos nosotros hay un huerto, en nuestro espíritu se asienta, y nosotros debemos encargarnos de cuidarlo de los que vienen a sembrar cizaña, de los que quieren destruirlo.

Habacuc 3:17 Aunque la higuera no dé renuevos, Ni haya frutos en las vides; aunque falle la cosecha de olivo, y los campos no produzcan alimentos; aunque en el aprisco no haya ovejas, ni ganado alguno en los establos;
Habacuc 3:18 aun así, yo me regocijaré en el Señor, ¡Me alegraré en Dios, mi libertador! Habacuc 3:19 El Señor omnipotente es mi fuerza; da a mis pies la ligereza de una gacela y me hace caminar por las alturas.

El padre es el único que puede provocar en nosotros buenos frutos. Porque separados de él nada bueno podemos dar.

Juan 15:5 Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer. 6 Si alguno no permanece en mí, es echado fuera como un sarmiento y se seca; y los recogen, los echan al fuego y se queman.

En todos nosotros hay un huerto y somos nosotros quienes deben encargase de cuidarlo, de no sembrar ni cosechar los frutos de la carne, somos nosotros quienes no debemos permitir que el enemigo siembre su cizaña.
En la palabra encontramos muchas promesas donde el padre nos dice que convertirá nuestras ruinas en un huerto.

Isaías 51:3 Sin duda, el Señor consolará a *Sión; Consolará todas sus ruinas. Convertirá en un Edén su desierto; En huerto del Señor sus tierras secas. En ella encontrarán alegría y regocijo, Acción de gracias y música de salmos.

Ezequiel 36:33 "Así dice el Señor DIOS: 'En el día que yo os limpie de todas vuestras iniquidades, haré que las ciudades sean habitadas y las ruinas reedificadas.34 'La tierra desolada será cultivada en vez de ser desolación a la vista de todo el que pasa.35 'Y dirán: Esta tierra desolada se ha hecho como el huerto del Edén; y las ciudades desiertas, desoladas y arruinadas están fortificadas y habitadas. 36 'Y las naciones que quedan a vuestro alrededor sabrán que yo, el SEÑOR, he reedificado los lugares en ruinas y plantado lo que estaba desolado; yo, el SEÑOR, he hablado y lo haré.'

Lo maravilloso es que cuando Dios creó un habitat para el hombre, decidió hacerlo en un huerto o jardín donde había muchos árboles. El fruto denota que clase de árbol eres; si no hay frutos no se sabe que árbol eres.

Génesis 2:9 Y el SEÑOR Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.
1- El árbol Palmera: Nos habla de perseverancia, soporta tempestades.

Salmo 92:12 El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano.
2- El árbol Cedro del Líbano: Nos habla de Columnas, era usado para construir el Templo.

Salmos 104:16 Se llenan de savia los árboles de Jehová, Los cedros del Líbano que él plantó.

La savia es un líquido que circula por los vasos de las plantas pteridofitas y fanerógamas y del cual toman las células las sustancias que necesitan para su nutrición. Es energía, elemento vivificador.
3- La Higuera: Nos habla de la necesidad de que demos frutos y nos habla también de la importancia de entender los tiempos.

Ser entendidos en los tiempos es importantísimo porque no sabemos cuándo vendrá Jesús a nuestro huerto y querrá comer de nuestros frutos y si estamos sin frutos como la higuera cuando fue visitada por Jesús será para condenación.

4- El árbol de mostaza: Nos habla del fruto de la fe.

Lucas 13: 19 Es semejante a un grano de mostaza que un hombre tomó y echó en su huerto; y creció y se hizo árbol, y LAS AVES DEL CIELO ANIDARON EN SUS RAMAS.

5- El árbol de ajenjo: Nos habla de la amargura en el alma, tristeza, desolación.

El ajenjo es una planta amarga y venenosa, probablemente del género de las compuestas, de la que existen diversas variedades en Palestina.

Son plantas leñosas, con fuerte olor aromático y gusto amargo (Pro 5:4). El jugo no diluido es perjudicial (Apo 8:10, 11).

Los escritores bíblicos siguieron la costumbre oriental de simbolizar el chasco, las calamidades y la angustia con plantas de esta naturaleza (Jer 9:15; 23:15; Lam 3:15, 19). Otros pasajes donde se menciona el ajenjo: Deu 29:18; Amo 5:7; 6:12; Mat 27:34; Ose 10:4 y Hech 8:23.

6- El árbol de justicia: es aquel que ha cortado las iniquidades de sus raíces y a puesto sus raíces en las fuentes de vida eterna.

Isaías 61:3 a ordenar que a los afligidos de Sión se les dé esplendor en lugar de ceniza, aceite de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado. Serán llamados "Árboles de justicia", "Plantío de Jehová", para gloria suya.
Los arboles de justicia ya no tienen:

1- Inmadurez = Hoy es maduro
2- Orgullo = Hoy es humilde
3- Complejos = Hoy es libre
4- Acusaciones = Hoy vive justificado
5- Injusticia = Hoy es justo
6- Manchas = Hoy está en constante purificación
7- Arrugas=Hoy vive como criatura nueva
Debemos preparar al señor un huerto digno de Él donde pueda comer frutos espirituales.

Gálatas 5:22 al 23
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre templanza; contra tales cosas no hay ley.

Cuando hayamos preparado huerto cerrado para nuestro señor diremos:

Despierta, viento del norte, y ven, viento del sur; haced que mi huerto exhale fragancia, que se esparzan sus aromas. Entre mi amado en su huerto y coma sus mejores frutas.

Nuestro amado nos prepondera:
Cantares 4:12 Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía, huerto cerrado, fuente sellada eres para mi.

Cantares 5:1 He entrado ya en mi jardín, Hermana y novia mía, Y en él recojo mirra y bálsamo; Allí me sacio del panal y de su miel. Allí me embriago de vino y leche; ¡Todo esto me pertenece

Juan 15:4 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.

Juan 15:5 "Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada.
Juan15:6 El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman.
Debemos presentarnos con muchos frutos delante del Padre ¿que fruto estas dando tú?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los enemigos de tu tierra

La sequedad espiritual

Kadash - Consagrar