Nuestra genética


Nuestro primer diseño como hijos de Dios es ser imagen y semejanza de nuestro Padre. Él nos creo a su imagen para que lo representemos.

Génesis 1 26 “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra”

Adán era comparable o similar a Dios y Dios quiere que seamos idénticos a Él. Adán era tan parecido que formaba una ilusión de Dios. Adán representaba a Dios, representaba Su voluntad en la tierra, Su gloria plena está expresada en el Hombre.

El hombre vuelve a presentar (re-presenta) a Dios, porque está hecho a su imagen, y para demostrarlo tiene Su gloria. Nosotros tenemos el dominio sobre toda la creación.

Adán “llevaba el peso” de la gloria de Dios en la tierra. Adán era el “gobernador” de Dios, la tierra le había sido asignada y estaba a cargo y cuidaba de ella.

Adán era el vigía o el guardián, las cosas en la tierra dependían de Adán. La palabra dominio viene del hebreo rada y significa pisotear, subyugar, estar a cargo de. La idea de Dios para nosotros era que fuésemos imagen de Cristo y que dominemos sobre nuestra nación.

Génesis 1: 28 Y los bendijo con estas palabras: sean fructíferos y multiplíquense llenen la tierra y sométanla dominen los peces del mar y las aves del cielo y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.

El primer mandamiento de Dios a sus hijos fue: “Que se multiplicasen y reinaran sobre toda cosa en la tierra, es decir que gobernaran en la tierra con autoridad”. Fructificad no solo quería decir llenen la tierra de muchos hijos si no que también habla de lo espiritual. En hebreo la palabra fructificar es "para" que significa llenar de fruto todo lo que se hace. Llevar fruto en lo espiritual y natural ser fructífero, producir mucho, dar fruto en cada estación del año, vale decir, en cada momento.

Ellos debían llevar fruto en todo lo que hacían, entonces el mandamiento que nos ha sido dado es edificar y fructificar en todo.

En hebreo la palabra sojuzgar es "kaboch", que significa mandar sin lastima, gobernar con violencia. Fructificar tiene que ver con dos cosas: Fertilidad Tiene que ver con llenar la tierra de hijos. Adán estaba destinado hacer rama fértil, porque estaba plantado en buena tierra.

El huerto del edén tenía las condiciones ideales para fructificar y multiplicar la tierra. Hoy nuestro espíritu es la buena tierra y posee todas las habilidades para dar fruto todo el año en cada momento. El Padre ya nos a equipado de todo lo necesario.

Gobierno Tiene que ver con saber gobernar el mundo espiritual y también el natural, es decir Dios le entrego al hombre la capacidad de dar fruto y gobernar, en dos ámbitos tanto el celestial como el terrenal. Adán podía gobernar fácilmente por que en el estaban unidos los cielos y la tierra. Es necesario entender estos principios para comprender lo que hizo el postrer Adán y así poder movernos en intercesión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los enemigos de tu tierra

Dios de Tiempos: la Primavera

La sequedad espiritual