sábado, 14 de abril de 2012

Resguardando nuestra cosecha

El diablo aborrece la cosecha, esta cosecha es la generación que viene después de nosotros. Nuestros hijos son el blanco de ataque del enemigo, porque ya ve que nosotros no vamos a flaquear. Esta generación incluye tanto hijos naturales como espirituales.

No hay nada más equivocado que pensar que porque nuestros hijos están en la iglesia están exentos de alejarse del Señor.

Debemos ser gente que prevé las cosas, ya que cuando suceden las consecuencias quedan igual aún cuando haya sanidad.
  
· Mateo 13
24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo;
25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.
26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña.
27 Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña?
28 El les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?
29 El les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo.
30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

viernes, 13 de abril de 2012

Los enemigos de tu tierra

Es necesario que empecemos a identificar elementos ancestrales que afectan nuestra vida en esta tierra como factores, personas, hechos, objetos, acciones que han sucedido en el pasado, antes que nosotros naciésemos y que aun tienen trascendencia sobre nuestro destino.

Comenzaremos poniendo algunos fundamentos para nuestra vida:

1-. A medida que vamos caminando en Dios nos redescubrimos, y lo primero que debiéramos recibir es identidad: pasar de ser “esclavos” a ser “hijos de Dios”.
2-. Nuestra vida se determina por cuánto conocemos del Señor por experiencia y no por lo que nos cuentan de Dios. Antes de empezar a efectuar cualquier obra dentro del Reino de Dios es fundamental conocer el corazón del Padre y recibir Su identidad.

miércoles, 11 de abril de 2012

Estados en la vida de un cristiano

En el siguiente pasaje de Juan 11 se indican 5 niveles de existencia:


1-. Enfermedad, se habla de Lázaro Enfermo.
2-. Sueño, se habla de Lázaro Dormido.
3-. Despertar, se  habla de que Lázaro debe ser Despertado.
4-. Muerte, se habla de que Lázaro está Muerto.
5-. Resurrección, habla de la resurrección de Lázaro.


Juan 11
1 Había un hombre enfermo llamado Lázaro, que era de Betania, el pueblo de María y Marta, sus hermanas.
2 María era la misma que ungió con perfume al Señor, y le secó los pies con sus cabellos.
3 Las dos hermanas mandaron a decirle a Jesús: «Señor, tu amigo querido está enfermo.»
4  Cuando Jesús oyó esto, dijo: «Esta enfermedad no terminará en muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que por ella el Hijo de Dios sea glorificado.»
5  Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro.
6  A pesar de eso, cuando oyó que Lázaro estaba enfermo, se quedó dos días más donde se encontraba.
7  Después dijo a sus discípulos: —Volvamos a Judea.
8  —Rabí —objetaron ellos—, hace muy poco los judíos intentaron apedrearte, ¿y todavía quieres volver allá?
9  — ¿Acaso el día no tiene doce horas? —Respondió Jesús—. El que anda de día no tropieza, porque tiene la luz de este mundo.
10  Pero el que anda de noche sí tropieza, porque no tiene luz.
11  Dicho esto, añadió: —Nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy a despertarlo.

martes, 10 de abril de 2012

Herencia de los Hijos: El Gobierno

La sanidad interior comprende áreas como la sanidad del alma, la sanidad de traumas, la sanidad de las heridas, la restauración de nuestro corazón, etc. Todas estas características de la sanidad necesitan un sustento sobre el cual apoyarse porque de lo contrario todo lo que hagamos será quitado fácilmente por el enemigo. Es por esto que es necesario establecer primero la identidad de cada cristiano como fundamento de sus vidas y de la posterior edificación que el Espíritu Santo haga en ellos. Porque de este fundamento dependerá su lucha por completar su sanidad y llegar a la estatura del varón perfecto.

Muchas veces creemos que nuestra condición de hijos es nada más para salvación y vida eterna. Pero en realidad esta posición que se nos ha dado contiene un diseño eterno que el Padre preparó desde antes de la fundación del mundo. La identidad que el Padre nos dio trae consigo una serie de beneficios siendo uno de estos la herencia.