martes, 21 de febrero de 2012

Estados de Reprobación

En nuestra vida como hijos de Dios vamos a pasar por diferentes etapas en las que seremos probados. Cuando fallamos en pasar estas pruebas hablamos de que entramos en un estado de reprobación.


1 Corintios 3
12  Si sobre el Fundamento alguno edifica oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca;
13  la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la mostrará, pues por el fuego será revelada, y el fuego probará la clase de obra de cada uno.
14  Si la obra de alguno que sobreedificó, permanece, recibirá recompensa.
15  Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; si bien él mismo será salvo, aunque así como por medio de fuego.


La mayoría de los estados de reprobación se producen por nuestra incapacidad de tratar con ciertas actitudes de nuestro corazón. Esto nos impide avanzar en el camino que el Padre tiene trazado para nosotros. Estas actitudes las describió Jesús en Mateo 15:18-19 como la fuente de contaminación del hombre. Si nosotros fallamos varias veces en aprobar estos estados, caeremos en un círculo de reprobación continuo, con la consiguiente dificultad que esto trae para salir de él.

viernes, 10 de febrero de 2012

Las funciones de nuestro espíritu

Para entrar en contacto con el mundo espiritual hay que entender que este es tan real como el que podemos percibir con nuestros sentidos naturales.

2 Corintios 4
18 no mirando vosotros las cosas que se ven si no las cosas que no, se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

El mundo espiritual existe en una frecuencia diferente a la que vivimos en el mundo natural pero ambos conviven simultáneamente y ocupan un mismo espacio. Los ojos naturales no pueden ver lo que ven los ojos del espíritu por que solo ven en la frecuencia natural.

jueves, 2 de febrero de 2012

La anatomía del espíritu

Es vital como hijos de Dios conocer quiénes somos. Y debemos comprender que fuimos formados en la eternidad y que somos un espíritu, de igual forma que el Padre es un espíritu.

1 Tesalonicenses capitulo 5
23 Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Juan 4
24  Dios es espíritu; y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad.

Nuestro ser se compone de tres partes fundamentales: Espíritu, Alma y Cuerpo. La parte más cercana de nuestro ser a la naturaleza del Padre es nuestro espíritu. Si el hombre no discierne su propio espíritu, ignorará la manera de comunicarse con Dios Y perderá toda facultad de moverse en la dimensión de lo sobrenatural.