Entendiendo el diseño de la Iglesia

Vivimos una guerra cósmica en la que es necesario entender cuál es nuestra posición como hijos de Dios. El Señor nos estableció como sacerdocio real, para ser jueces y gobernadores sobre todo lo que tenemos.

1Pedro 2:9 Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.

Nuestra procedencia viene de Dios quien nos escogió y nos hizo reyes y sacerdotes para Él, es por esto que debemos tomar esta identidad y gobernar sobre la tierra y sobre todo territorio que esté a nuestro alcance.

El Reino de Dios está determinado por una extensión territorial la cual es manifestada por sus representantes. Es por eso que cuando Jesús vino a la tierra el Reino de los cielos vino con él. De igual forma sucede con nosotros la Iglesia que somos la expresión de la autoridad de Dios en la tierra, representamos Su Reino.

Los poderes de las tinieblas que han gobernado por siglos caerán por la manifestación de los hijos de Dios. Por esto debemos entender que todo reino como territorio tiene puertas por donde entran los espíritus gobernadores. Los hijos de Dios deben saber reconocer estas puertas ya que se nos fueron dadas las llaves para abrirlas o cerrarlas.

Mateo 16:19 Te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.

Las puertas se descubren por la intercesión profética, pidiendo a Dios la revelación de lo que no conocemos. Entender y reconocer las puertas nos ayuda a ejercer gobierno y autoridad.

El Reino de Dios es poder y el poder se expresa con la autoridad de los hijos que son tanto reyes como sacerdotes. La Iglesia tiene las llaves de la ciudad y debe usarlas.

Apocalipsis 5:10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los enemigos de tu tierra

Dios de Tiempos: la Primavera

La sequedad espiritual