lunes, 30 de enero de 2012

Los beneficios de andar en el Espíritu

Cuando conocemos al Señor entendemos que nuestro ser está compuesto de tres partes fundamentales espíritu, alma y cuerpo.

1 Tesalonicenses 5
23 Y el mismo Dios de paz os santifique completamente, y todo vuestro ser: espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible en la venida de nuestro Señor Jesucristo.

El mandamiento del Señor es pues andar en el espíritu y esto implica que el orden correcto en nuestra vida es nuestro espíritu gobernando sobre nuestra alma y nuestra alma gobernando sobre nuestro cuerpo. Cualquier distorsión a este diseño se llama desalineamiento ya que nos salimos del alineamiento que Dios diseñó.


Vamos a revisar ahora algunos de los beneficios de andar en el Espíritu. El Señor es enfático en señalarnos que todo hijo de Dios debe dedicar su vida a andar en el Espíritu, ahora veremos los beneficios que esta experiencia trae a nuestras vidas.

Gálatas 5
16 Digo, pues: Andad en el espíritu, y no satisfagáis los deseos apasionados de la carne.
17 Porque la carne tiene deseos contrarios a los del espíritu, y el espíritu a los de la carne, y éstos se oponen entre sí para que no hagáis lo que deseáis.
18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la Ley.


1.- Escuchar la voz de Dios

Fuimos creados para escuchar la voz de Dios a través de nuestro espíritu. Al escuchar Su voz tenemos dirección y guía en la vida. Cuando caminamos en la presencia de Dios y nos acercamos a Él estamos siendo guiados por su Espíritu, y nos estamos moviendo en su poder y autoridad.


Juan 10
3 A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz, y a sus ovejas llama por su nombre, y las saca.

Cuando un hombre es guiado por el espíritu. El escucha la voz de Dios nítidamente, porque el Espíritu de Dios se comunica directamente con el espíritu del hombre. Por lo tanto para escuchar la voz de Dios, tengo que andar en el espíritu.

2.- Protección espiritual

La cobertura de la sangre de Jesús, es la protección espiritual contra los ataques satánicos. Pues la sangre de Cristo, es lo más poderoso en el Universo.

Éxodo 12
2 Así cuando pase YHVH para herir a los egipcios, verá la sangre en el dintel y sobre ambas jambas y pasará YHVH de aquella puerta, y no dejará que el destructor entre para plagar vuestras casas.

Si la cobertura de la sangre no estuviera, nuestro espíritu sería golpeado. Pero si andamos en la carne, o sea no estamos alineados, el infierno nos pega en el alma directamente.

El alma fue creada para someterse al espíritu, para ser protegido por ella. El alma se siente bien cuando esta cobijada por el espíritu.


Hebreos 9
14 ¡cuánto más la sangre del Mesías, quien mediante el Espíritu eterno se ofreció a Sí mismo sin mancha a Dios, limpiará nuestras conciencias de las obras muertas para servir al Dios vivo!

3.- Madurez y crecimiento espiritual

Es importante andar en alineamiento, porque ayuda a nuestro espíritu a crecer y a madurar. Nuestro espíritu no madura automáticamente solo por haber nacido de nuevo.


1 Corintios 14
20 Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero sed maduros en el modo de pensar.


Efesios 4
14 Para que ya no seamos niños fluctuantes, zarandeados por las olas, llevados a la deriva por todo viento de doctrina, por la astucia de hombres que emplean con maestría las artimañas del error;


1 Corintios 3
1 Y yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.
2 Os di a beber leche, no alimento sólido, porque no erais capaces, ni aún ahora sois capaces.

Al ser atacada el alma, oprime el espíritu, y no lo deja crecer. Si anda desalineado, su espíritu no crecerá. Si anda alineado, el espíritu crece y el Espíritu Santo ministra por usted.

Debemos obligar a la carne a hacer las cosas del espíritu, porque alinearse es un acto de voluntad.

1 Corintios 3
12 Si sobre el Fundamento alguno edifica oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca;
13 la obra de cada uno se hará manifiesta, porque el día la mostrará, pues por el fuego será revelada, y el fuego probará la clase de obra de cada uno.
14 Si la obra de alguno que sobreedificó, permanece, recibirá recompensa.
15 Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; si bien él mismo será salvo, aunque así como por medio de fuego.

La restauración, sanidad, limpieza y liberación ayudarán a que nuestra alma no sea más afectada por estas tácticas del enemigo. Si permitimos que nuestra alma tome el control, entonces los problemas, las presiones, las heridas, la ira, etc., ponen más presión en nuestro espíritu, e impiden su crecimiento.

Si caminamos en alineamiento (no permitiendo que nuestra alma este en control), nuestro espíritu puede crecer y por consiguiente, el Espíritu de Dios puede fluir para tocar a aquellos que nos rodean.


¿Cómo caminamos en alineamiento?

  • ¿Que nos alinea? Orar, leer la Biblia, adorar, estar en comunión con el Padre.
  • Digámosle al Señor: 
"Fortalece mi espíritu, que mi espíritu se someta al Espíritu Santo. Mi espíritu no va a recibir fuerza, discernimiento, palabra, sabiduría, guianza, de otro espíritu que no sea el Espíritu Santo. Le ordeno a mi espíritu que se someta a ti." "Padre, deseo ser una persona que ande en el Espíritu. Cuerpo te ordeno en el nombre de Jesús sométete a mi alma. Alma cállate. Alma sométete a mi espíritu y no tomes autoridad sobre mi vida. Le ordeno a mi espíritu someterse al Espíritu Santo. Elijo estar cubierto con tu sangre, alineado contigo." "Espíritu Santo muéstrame cuando me desalineo."

Fuimos creados para estar alineados con Dios. A medida que andemos en el espíritu (que podemos andar siempre), el desalinearse no es tan instantáneo, pues es como si se formase una capa de gracia. Por lo tanto más fuerte se hará el espíritu y no cederá tan rápidamente. Cuando estoy en el espíritu, hay también una unción. Sin no andamos alineados, nunca tendremos la unción. El Espíritu Santo fluye por nuestro espíritu. La unción de Dios fluye por uno. Pero si andamos en la carne no tendremos unción.
    Andar en el espíritu, es una ley.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada