Herencia de los Hijos: El Gobierno

La sanidad interior comprende áreas como la sanidad del alma, la sanidad de traumas, la sanidad de las heridas, la restauración de nuestro corazón, etc. Todas estas características de la sanidad necesitan un sustento sobre el cual apoyarse porque de lo contrario todo lo que hagamos será quitado fácilmente por el enemigo. Es por esto que es necesario establecer primero la identidad de cada cristiano como fundamento de sus vidas y de la posterior edificación que el Espíritu Santo haga en ellos. Porque de este fundamento dependerá su lucha por completar su sanidad y llegar a la estatura del varón perfecto.

Muchas veces creemos que nuestra condición de hijos es nada más para salvación y vida eterna. Pero en realidad esta posición que se nos ha dado contiene un diseño eterno que el Padre preparó desde antes de la fundación del mundo. La identidad que el Padre nos dio trae consigo una serie de beneficios siendo uno de estos la herencia.


Efesios 1
11  en quien también fuimos hechos herederos, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,

Diseño eterno, herederos de Dios

El Padre estableció para sus hijos una herencia.

Isaías 61
7  En lugar de vuestra vergüenza tendréis doble honra, Y en vez de humillación gritarán de júbilo por su herencia. Por tanto poseerán el doble en su tierra, Y tendrán alegría perpetua

Cuando Adán fue formado se le dijo sojuzga y señorea. Él no solo era poseedor de los bienes del Padre, de su creación sino que debía velar por ella siendo quien estableciera el dominio sobre todas las cosas. Luego de que Adán pecara este señorío fue robado porque Adán perdió la autoridad para gobernar. Pero en Cristo esta autoridad fue devuelta a los hijos de Dios.

Debemos tener claro que somos herederos de Dios porqué Él nos estableció como herederos. Como hijos de Dios tenemos el derecho a esta herencia.

Romanos 8
17  Y si hijos, también herederos: por una parte, herederos de Dios, y por la otra, coherederos con Cristo, ya que juntamente padecemos para que juntamente seamos glorificados.

Gálatas 3
29  Y si vosotros sois de Cristo, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa.

Según el diccionario RAE herencia es un conjunto de bienes, derechos y obligaciones que, al morir alguien, son transmisibles a sus herederos o a sus legatarios. Con su muerte Cristo pagó el precio por nosotros para que fuésemos parte de este testamento. No hicimos nada para tener esta herencia, nos llega como parte de ser reconocidos como hijos de Dios.

Hebreos 9
15  Por tanto es Mediador de un Nuevo Pacto, para que habiendo ocurrido una muerte para la remisión de las transgresiones cometidas durante el primer Pacto, los que han sido llamados reciban la promesa de la herencia eterna.

Nuestra condición de hijos nos da el privilegio de tener acceso a la herencia del Padre, siendo por esto herederos del Reino, herederos de sus promesas, herederos de sus diseños, herederos de sus posesiones, herederos de su plan eterno para este mundo.

Aun cuando el gobierno ha sido tomado por las tinieblas, Cristo en la cruz pagó para que nosotros nuevamente tuviésemos el dominio completo, ya no solo esporádicamente como en el Antiguo Testamento cuando se debía esperar que el hombre de Dios gobernase. Ahora somos todos un cuerpo haciendo que se cumpla el testamento de nuestro Padre.

¿Cual es nuestra herencia?

Herencia no es solo la abundancia, no es solo el dinero, no es solo lo material, sino que es gozar de la autoridad del Reino para gobernar con nuestras palabras porque lo que decimos tiene poder y afecta. Es tomar el legado que el Padre dejó para nosotros. Su gen de vida está en nosotros, entonces como es Él así son sus hijos.

El Gobierno

El legado de nuestro Padre, de Cristo mismo es el gobierno. Para tomar parte de las promesas y dones que el Padre nos heredó debemos gobernar sobre estos. Existe la responsabilidad de tomar las obligaciones que Él nos dejó escritas en el Testamento. Gobernar es una responsabilidad de cada hijo, ya que nuestro Padre nos heredó esta tarea. El diseño de Dios para sus hijos es que señoreen y sojuzguen sobre sus vidas, sus familias, su nación y sobre toda la creación.

¿Como ejercemos gobierno?

El gobierno se ejerce a través de las siguientes armas que Dios nos ha dado.

1-. Nuestra palabra

Ejercemos el gobierno decretando con nuestra palabra lo que debe suceder. Nuestra palabra tiene la facultad de crear vida y de quitarla. Asimismo como Dios creo los cielos y la tierra con su palabra, nosotros podemos gobernar con ella. La palabra es un arma que mueve el mundo espiritual desde el mundo natural. Nuestra palabra es una palabra que viene con autoridad, la autoridad de hijos.

Proverbios 18
21  La muerte y la vida están en poder de la lengua: Lo que escoja, eso comerá.

Ezequiel 37
4  Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: ¡Huesos secos, oíd palabra de YHVH!

Marcos 4
39  Y despertándose, reprendió al viento, y dijo al mar: ¡Calla, enmudece! Y el viento cesó y se produjo una calma grande.

1 Reyes 17
1 Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra.

2-. Dirección

La dirección de nuestras palabras se basa en los decretos, estatutos y mandamientos que Jesús nos dejó en su testamento.

Si en el testamento dice:
Las bendiciones te seguirán, decrétalo entonces
Eres sano por las yagas de Jesús, decrétalo entonces.
Ningún arma se levantará contra ti, decrétalo entonces.
Pídeme y te daré las naciones, decreta entonces que eres poseedor de las naciones.

Isaías 54
17  Ningún arma forjada contra ti prosperará, Y condenarás a toda lengua que se levante en juicio contra ti. Esta es la herencia de los siervos de YHVH, Y su victoria de parte mía, dice YHVH.

Salmos 2
7  Yo promulgaré el decreto: YHVH me ha dicho: Mi hijo eres Tú, Yo te he engendrado hoy.
8  ¡Pídeme!, y te daré por herencia las naciones, Y como posesión tuya los confines de la tierra.

Es por esto la importancia de conocer el testamento, de conocer las leyes que Él nos estableció para que velásemos por ellas.

3-. Adoración e intercesión

La adoración y la intercesión son dos pilares fundamentales mediante los cuales se ejerce el gobierno de Dios en esta tierra. Jesús nos las heredó porque son fundamentales para el establecimiento del Reino de Dios en esta tierra. A través de la adoración declaramos y decretamos el lugar, la posición de preminencia del Hijo sobre toda lengua, tribu, nación, potestad y principado en los cielos en la tierra y debajo de la tierra. Por medio de la adoración el Padre es exaltado en su trono, recibiendo el fruto de labios que confiesan Su nombre. A través de la intercesión levantamos nuestra voz por aquellos que no pueden hacerlo por ellos mismos señoreando sobre todo lo que impide que lenguas, tribus, naciones lleguen el conocimiento del Hijo de Dios.

Salmos 22
22  Anunciaré tu nombre a mis hermanos; En medio de la congregación te alabaré.

Habacuc 2
1  Sobre mi atalaya me pondré, me plantaré en mi muro, y estaré oteando para ver lo que Él me dice, y qué responde a mi querella.

Áreas de gobierno

1-. Gobierno interno

El Padre nos llama a ejercer dominio sobre nuestro propio ser de tal forma que el dominio propio se manifieste en nuestras vidas. El carácter de cada hijo de Dios es forjado en templanza para que el gobierno interno se pueda manifestar externamente.

2 Timoteo 1
7  Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

1 Corintios 9
25  Todo aquel que lucha, ejercita dominio sobre todas las cosas; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros incorruptible.
26  Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera lucho, no como golpeando el aire;
27  sino que trato con severidad mi cuerpo, y lo reduzco a servidumbre; no sea que, habiendo predicado a otros, yo mismo quede descalificado.

2-. Gobierno del cuerpo de Cristo

La unidad en oración transforma ciudades, naciones, comunidades, personas, familias. Cuando Jesús nos dijo que orásemos en acuerdo nos dio una llave tremenda de gobierno.

Mateo  18
18  De cierto os digo que todo cuanto atéis en la tierra habrá sido atado en el cielo, y todo cuanto desatéis en la tierra habrá sido desatado en el cielo.
19  Otra vez os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será hecha por mi Padre que está en los cielos.
20  Porque donde están dos o tres congregados en mi Nombre, allí estoy Yo en medio de ellos.

Gobierno de los Hijos

Si eres hijo de Dios eres heredero, si eres hijo de Dios la creación esta esperando tu manifestación, la manifestación gloriosa de los hijos de Dios. Los hijos son los que pueden restablecer el Reino de Dios; los hijos son la respuesta a este mundo. El hijo dice: “Padre, he venido para hacer tu voluntad” y el Padre dice: “este es mi hijo a él sigan”. El hijo no vive para si, vive para hacer la voluntad de su padre, en hacer su voluntad está su complacencia.

Hebreos 10
5  Por lo cual, entrando en el mundo, dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Pero me preparaste cuerpo.
6  Holocaustos y expiaciones no quisiste.
7  Entonces dije: He aquí vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad. En la cabecilla del rollo está escrito acerca de mí.
8  Diciendo antes: Sacrificios y ofrendas y holocaustos y expiaciones no quisiste ni escogiste (las cuales cosas son ofrecidas según la Ley).
9  Entonces ha dicho: He aquí, he venido para hacer tu voluntad. Quita lo primero, para establecer lo segundo.

De los hijos es la herencia

Debemos hacer hijos para mostrarles la herencia. Una cosa es que la iglesia prepare profetas, discípulos y ministros, pero otra cosa es que la Iglesia forme gente con la identidad de hijos.

Jesús hizo discípulos por 3 años pero no logró hacer que las personas cambiaran hasta cuando vino el Espíritu Santo sobre ellos trayendo la paternidad del Padre, es decir su misma semilla, es aquí que fueron mudados sus corazones y su ADN espiritual cambió, entonces se convirtieron en hijos.

Hechos 1
8 pero recibiréis poder cuando venga sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalem, en toda Judea y Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Romanos 8
15  Porque no recibisteis espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor; sino que recibisteis el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba! (¡Padre!)

Gálatas 4
6  Y por cuanto sois hijos, Dios envió el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, el cual clama: ¡Abba! (Padre).

Judas fue discipulado por Jesús mismo pero nunca llego a ser hijo porque un hijo no nunca olvida su casa, un hijo nunca olvida sus padres, un hijo tiene un gen de fidelidad, como lo hizo José aun cuando su casa le había sido de oprobio.

Génesis 45
4  Entonces dijo José a sus hermanos: ¡Acercaos a mí, os ruego! Y ellos se acercaron, y él dijo: Yo soy vuestro hermano José, a quien vendisteis para Egipto.
8  Y ahora, no me enviasteis vosotros acá, sino Ha-’Elohim. Y Él me ha puesto como un padre para Faraón y señor de toda su casa y gobernador en toda la tierra de Egipto.
9  Daos prisa, subid hasta mi padre, y decidle: Así dice tu hijo José: ‘Elohim me ha puesto por señor de todo Egipto, desciende a mí, no te detengas,
13  Declararéis a mi padre todo mi esplendor en Egipto y todo lo que habéis visto. Así que, ¡daos prisa, y haced que mi padre descienda acá! 

Oremos que la unción de hijo se manifieste en tu vida y en mi vida y creamos que poseemos la herencia del cielo.

Malaquías 4
5  He aquí, Yo os envío al profeta Elías antes que venga el día de YHVH, grande y terrible.
6  Él hará volver el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres, no sea que Yo venga y tenga que consagrar la tierra al exterminio.

1 Pedro 1
4  para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros,

Hechos 26
18  a fin de que abras sus ojos, para que vuelvan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.

Gálatas 3
18  Porque si la herencia es por la Ley, ya no es por la promesa; pero Dios trató generosamente a Abraham por medio de la promesa.

Colosenses 1
12  con gozo dando gracias al Padre que os hizo aptos para participar de la herencia de los santos en la luz;

Apocalipsis 21
6 Y me dijo: Hecho está. Yo, el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. Al que tiene sed, le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.
7 El que venza heredará estas cosas, y le seré por Dios, y él me será por hijo.


Comentarios

  1. Wowww! Gracias Señor Jesus. y Gracias a vos. Excelente. POODEROSOOOOO. (Y)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los enemigos de tu tierra

Dios de Tiempos: la Primavera

La sequedad espiritual