lunes, 7 de enero de 2013

Lo que producen las crisis

Es necesario que entendamos que como hijos de Dios estamos expuestos a sufrir distintos tipos de crisis como parte de nuestro proceso de madurez. Este proceso en el que el Señor nos introduce trae consigo distintas etapas las cuales traerán sus momentos de crisis añadidos. Será un factor clave entender estas crisis y no desfallecer al momento de vivirlas.

Una crisis fuera de los procesos de Dios no generará fruto no traerá consigo un cambio sino que se agudizará el estado de crisis haciéndolo cada vez más difícil. Ejemplo de esto son los momentos de desilusión en la vida que pueden desencadenar las depresiones congénitas.


Eliseo y la viuda


2 Reyes 4
1  Una cierta mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo diciendo: Tu siervo, mi marido, ha muerto, y tú sabes que tu siervo era temeroso de YHVH. Ahora un acreedor ha venido a tomar a mis dos hijos como esclavos suyos.
2  Y Eliseo le dijo: ¿Qué haré por ti? Dime qué tienes en casa. Y ella respondió: Tu sierva no tiene en su casa sino una vasija de aceite.
3  Y le dijo: Vete a pedir vasijas a todos tus vecinos, vasijas vacías; pide prestadas no pocas.
4  Luego entrarás y cerrarás la puerta tras de ti y tras de tus hijos, y echarás en todas esas vasijas, e irás poniendo aparte las que estén llenas.
5  Y la mujer se alejó de él. Después cerró la puerta tras sí y tras sus hijos; y ellos le acercaban, y ella vertía.

Así como sucedió con la viuda del relato, cuando vemos el efecto de las crisis, percibimos una acción demoledora. Las crisis vienen para probar nuestra obediencia y templanza en todo lo que el Señor nos ha dicho. Si no estamos con nuestros ojos puesto en el Autor y Consumador de nuestra fe la crisis podría traer destrucción y ruina a nuestra vida, matrimonio, economía, vida espiritual etc.

Las crisis son destructivas para aquellas personas que no descansan su vida en Jesús y vienen muchas veces para evidenciar un área débil en nuestras vidas indicándonos que no hemos aprendido a depender totalmente del Señor ni mucho menos a creer y caminar en sus promesas.

Muchas veces las crisis traen consigo:

1.       Desconfianza
2.       Dolor
3.       Frustración
4.       Muerte espiritual
5.       Heridas profundas
6.       Pobreza
7.       Ruptura de relaciones
8.       Opresión
9.       Angustia
10.   Quebrantamiento

Todas estas situaciones las hemos señalado para evidenciar lo demoledora que podría ser una crisis en nuestras vidas sin entender el proceso en el que el Padre nos ha introducido para evidenciar un área en nuestras vidas que no estaba tratada del todo.

Mas gracias sean dadas a Dios porque en Él las crisis solo son circunstancias para mostrarnos su infinito amor poder y más aun nos separa la tinieblas de nuestras vidas.

El apóstol Pablo lo señala muy bien en las escrituras al decir para fortalecer nuestra fe y confianza en la formación de Dios para cada uno de nosotros: “pero sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”

Romanos 8
28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas ayudan para bien, a los que son llamados conforme a su propósito.

Toda crisis para los hijos de Dios viene para cumplir un propósito, para formar el carácter, para traer madurez, para dar estabilidad, para traer firmeza y fortaleza.

En los que aman a Dios las crisis le producen:

1.       Madurez
2.       Mayor nivel de confianza y seguridad en el señor
3.       Mayor nivel de fe
4.       Se desatan los milagros del cielo
5.       Revelación de propósitos para tu vida
6.       Dirección divina
7.       Activación de dones habilidades y ministerios.
8.       Aumento de coraje
9.       Crecimiento en el amor fraternal
10.   Prudencia
11.   Sabiduría
12.   Cobertura
13.   Victorias en cristo
14.   Sanidades
15.   Manifestación y respaldo del cielo

Hemos enumerado una lista con los beneficios que produce una crisis en nuestra vida cuando entendemos el proceso en el cual el Padre nos ha introducido. Al igual que la viuda que fue al profeta Eliseo en su etapa de angustia y opresión, así también vendrá gente a buscar en las iglesias las respuestas a su necesidad y el Señor se glorificara.

2 Reyes 4
6  Y sucedió que cuando las vasijas estaban llenas, dijo a un hijo suyo: Acércame otra vasija; y él le respondió: No hay ni una vasija más. Entonces cesó el aceite.
7  Y ella fue y se lo dijo al varón de Dios, y él respondió: Ve, vende el aceite, y paga tu deuda, y vive tú y tus hijos de lo que sobre.

4 comentarios:

  1. Hola hermana, llegué aquí por medio de otra página. Me fue de mucha bendición esta palabra ya que estoy pasando por una crisis y no lograba tener una respuesta.
    Dios te bendiga, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOLA PAULA, ME ALEGRE MUCHÍSIMO AL SABER QUE ESTE TEMA TE FUE DE BENDICIÓN Y MAS AUN TE HAYA AYUDADO A ENTENDER LO QUE PRODUCE UNA CRISIS EN DIOS.

      Eliminar
  2. Caro y Rena, me bendice mucho esto, me afirma palabras que el Señor a soltado, les bendigo y gracias por su trabajo en el Señor que es de bendicion para las naciones.

    Les amo!

    ResponderEliminar
  3. MUCHAS GRACIAS, NOS EXHORTAS A CONTINUAR TRABAJANDO PARA LA EDIFICACIÓN DEL CUERPO DE CRISTO. BENDICIONES.

    ResponderEliminar