El diseño de los hijos


La herencia de Dios son los hijos y comprender esto es vital para poder entender que el Padre cuando nos da la misión de ser "padres" no solo nos está expandiendo, sino más bien nos adentra a Su eterno plan, constituir FAMILIAS. De nosotros saldrá a luz una nueva generación que el Padre preparo desde antes de la fundación del mundo.

Isaías 44
3 derramaré mi Espíritu sobre tu descendencia, y mi bendición sobre tus vástagos
,

La paternidad debe entenderse como un diseño celestial, como un diseño que nació en el corazón del Padre. Él confía en nosotros y nos presta Su herencia (sus hijos) con el propósito de que los formemos e instruyamos en su reino y plenitud. El Espíritu Santo nos entrega armas para facilitar de cierta manera la paternidad y esto consiste en reconocer en nuestros hijos ciertos aspectos tales como:

· sus dones

· sus habilidades

· su ministerio

Debemos hacerles entender su identidad en Dios y el propósito por el cual ellos vinieron a la tierra.
Nuestra misión como padres, es aprender a leer el rollo que Dios escribió para ellos desde la eternidad. La palabra nos muestra en salmos:

Salmos 139
13 Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre.
14 ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas,
y esto lo sé muy bien! 

15 Mis huesos no te fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra era yo entretejido.
16 Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos.


Veremos 4 aspectos fundamentales que todo padre debería trabajar con sus hijos.

1- El carácter

El niño desde que nace nos muestra su forma de carácter, pero los padres tenemos la misión de inculcarles hábitos ya que estos son los primeros limites que el niño recibirá para formar su carácter. Debemos formar hijos obedientes y determinados en su accionar. Hijos mansos capaces de obedecer y escuchar la instrucción.

2- La identidad
Se debe trabajar de forma específica en nuestros hijos, ya que Dios puso en ellos un propósito, un destino y una identidad especial. Desde allí podemos formar a nuestros hijos para que ellos comprendan su diseño y su misión en esta tierra. Debemos trabajar mediante lo que Dios nos habló acerca de ellos o por ejemplo del nombre que debíamos ponerle según la unción que portaría.

En cuanto a nuestra experiencia con el nombre de nuestros hijos, podemos comentar que el Padre nos entregó una visión antes de que ellos nacieran en donde podíamos ver un ángel sacar de su aljaba tres rollos y nos decía que estos rollos estaban escritos con el propósito de nuestros hijos aquí en la tierra y que además estaban sus nombres escritos en ellos, Sus nombres eran:

Zoe: significa vida de Dios.

Raphaela: significa la que porta la sanidad del Señor.

Efraín: significa doblemente fructífero


Llegará el momento en que nuestros nombres se fundirán con nuestro propósito y por esta razón es de vital importancia conocer lo que Dios habló de nuestros hijos para que Dios se glorifique en ellos.

Romanos 11
36 Porque todo viene solamente de Dios. Todo vive de su poder y todo es para su gloria.


3- Propósito

Colosenses 1
16 Todo tuvo su comienzo en él y encuentra su propósito en él

Hay un propósito que es universal y este es mostrar a Cristo a través de nuestras vidas. Pero la forma en la que mostramos a Cristo o manifestamos a Cristo nos hace únicos y especiales. Debemos por tanto ayudar a nuestros hijos a mostrar a Cristo, esto los ayudara a ser más certeros tal como un arquero que lanza sus flechas.

Isaías 44
2 Yo soy el Creador de ustedes. Estaban bajo mi cuidado aún antes de que nacieran.



4- El desarrollo de su espiritualidad


¿Como hacer el trabajo de Eli? Debemos llevar a cabo esta tarea enseñándoles a nuestros hijos a que en la oración pueden hablar con Dios tal como le ayudo a reconocer el profeta Eli a Samuel.

¿Como entrenar a nuestros hijos para reconocer la voz del Espíritu Santo? Cuando ellos tengan un pensamiento justo, bueno y santo ese será el momento propicio para reforzar la idea de que Dios les hablo y ellos pudieron pensar de manera correcta.

También se puede reforzar el hecho de que Dios nos puede hablar por medio de:

1- Percepciones

2- Ideas
3- Imaginación

4- Adoración
5- Por medio de la lectura de la biblia.

Es muy importante que estemos conscientes de que si les enseñamos esto a nuestros hijos, ellos sin duda lo aplicaran ya que son mucho más perceptibles al mundo espiritual en edades tempranas que al pasar a etapas de la vida más adultas. Ellos son crédulos y en muchos casos ellos usan más la imaginación que nosotros mismos.

El depósito de Dios ya está dentro de ellos y nosotros debemos aferrarnos a la guía del Espíritu Santo para que nos ayude en su formación, ya que cada hijo posee un diseño único que el señor le asigno para el cumplimiento de su propósito.

Debemos darles herramientas, para que cuando el Espíritu Santo se les revele, ellos ya estén entrenados en obedecer.

Algunas herramientas son:

  • Hablarle a tu hijo lo que Dios dice de él

Por ejemplo, declara sobre su vida que:

Eres obediente
Eres afable
Eres justo en todos tus caminos
Eres una mujer de bien o un hombre de bien
Dices siempre la verdad
Eres bondadoso
No eres envidioso ni celoso (como lo fueron los hermanos de José)
Tienes la unción de Daniel, eres 10 veces mejor que tus pares

  • Encamínalo en la verdad de Cristo enseñándole la palabra del Señor
  • Cuéntales las historias bíblicas
  • Enséñales lo que Dios ama y lo que Dios aborrece.
  • Que sepan al menos un versículo bíblico de fe
  • Háblales del depósito de Dios que está en ellos
  • Decirles que Dios les dio la capacidad de mostrar a Cristo siendo un buen alumno en el colegio
  • Teniendo un buen comportamiento en casa y afuera de ella
  • Crea ambientes propicios para poder adorar y orar al señor.

Es importante que nuestros hijos nos vean orando y adorando a Dios, ya que nuestros hijos aprenden por medio de la imitación, si ellos no nos ven orar ni adorar obviamente no les nacerá la inquietud de hacerlo.

  • Es muy importante la intercesión por nuestros hijos

En tus oraciones pídele al Espíritu Santo que te ayude en este proceso de formación, que te entregue las estrategias para educar y formar a tu hijo conforme al diseño que Dios preparo para él. Es muy importante que el Espíritu nos hable sobre lo que el Padre escribió en su rollo (libro) de nuestros hijos. Tal como lo escribe David en el Salmo 139

Salmos 139
16 Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos

Comentarios

Entradas populares de este blog

La sequedad espiritual

Los enemigos de tu tierra

Kadash - Consagrar